UN PROGRAMA DE LA FUNDACIÓN PRÍNCIPE DE GIRONA
Empezar con un padrino de lujo
Directivos de alto nivel actúan de mentores para jóvenes que carecen de referentes en su familia
Nuria Peláez
Amenudo, los jóvenes recién titulados que buscan su primer empleo se sienten desconcertados ante la situación del mercado laboral a la que les ha tocado enfrentarse, y buscan orientación en amigos, padres o profesores. Menos habitual es que puedan acudir en busca de consejo a un profesional con la misma formación que ellos pero con 30 o 40 años más de experiencia. Es el objetivo de ¿Apadrinando el Talento", un programa de la Fundación Príncipe de Girona que pretende fomentar la inserción profesional de los jóvenes otorgándoles durante unos meses la figura de un padrino personal, con una singularidad: el mentor es un ejecutivo de reconocido prestigio y trayectoria profesional, procedente de empresas como Telefónica, Melià, Indra, Esteve o Acciona, entre otras. El pupilo, por su parte, debe tener entre 18 y 30 años y ser el primero de su familia en tener una titulación superior.
¿Para un joven no es lo mismo nacer en una casa llena de libros con una madre abogada y un padre médico, que en una familia donde ninguno de los progenitores tiene formación superior -explica Mónica Margarit, directora de la Funda-
¿ Los requisitos: tener entre 18 y 30 años y ser el primero de la familia en tener una titulación superior
ción Príncipe de Girona-. El programa pretende suplir las carencias que se encuentran esos jóvenes, desde la falta de contactos hasta la orientación sobre qué hacer con su vida". La iniciativa se inspira en un proyecto francés que ayuda a hijos de inmigrantes que estudian en universidades públicas de la periferia de París y que, por su situación familiar, carecen de contactos para abrirse paso en sus inicios profesionales. ¿Lo hemos adaptado a la realidad española, buscando la igualdad de oportunidades para todos los jóvenes independientemente de su origen familiar", destaca Margarit. Unas 230 parejas de joven y mentor han pasado ya por el programa en el año que lleva en funcionamiento en Catalunya, Andalucía y Madrid. Recientemente el proyecto se ha ampliado también al País Vasco, y este año llegará a Galicia.
I LA EX
Edwin I
i
Edwin David Hurtado bromea con su mentor, Josep Lluís Sanfeliu
LA EXPERIENCIA DE DOS PAREJAS PARTICIPANTES
Edwin David Hurtado
¿Mi mentor me ha hecho creer más en mí"
Edwin David Hurtado, de 23 años, dejó su Ecuador natal en 2008 para vivir en Barcelona con su madre y formarse. Cursó Técnico Superior en Administración y Finanzas y, tras varias prácticas profesionales, actualmente está acabando la carrera de Derecho, pero opina que ¿la universidad no enseña las cosas más importantes para la vida profesional real": por ejemplo cómo contactar con las organizaciones donde le gustaría trabajar, cómo afrontar una entrevista de trabajo o qué actitud adoptar para crecer dentro de una empresa. En el programa ¿Apadrinando el talento" le adjudicaron como mentor a Josep Lluís Sanfeliu, actualmente socio de la firma de capital riesgo especializada en biomedicina Ysios Capital Partners, y que ejerció como abogado durante varios años. ¿Me atrajo la idea de poder ayudar a Edwin no tanto aportándole conocimientos técnicos sino explicándole cómo es el ecosistema profesional en el que se encuentra, para que pueda ubicarse y aprenda a moverse en él para buscar empleo", destaca
Lara Rodríguez
¿Le pido consejo antes de tomar decisiones"
A la barcelonesa Lara Rodríguez, de 26 años, no le falta formación: titulada en Publicidad y Relaciones Públicas y en Investigación y Técnicas de Mercado, cursó un máster de negocios internacionales en Noruega. Pero al volver a España se dio cuenta de que la situación del mercado laboral era muy diferente a la del país nórdico: ¿Aquí nadie valoraba mi experiencia internacional, no encontraba ninguna oportunidad y no sabía hacia dónde tirar", recuerda. Ser la primera licenciada de su familia tampoco le ayudaba: no sabía a quién pedir consejo. Empezó a cursar otra carrera, Administración y Dirección de Empresas, cuando supo de la existencia del programa ¿Apadrinando el talento". Le asignaron como mentor a Josep Maria Vallverdú, de 56 años, director del área de cereales de desayuno de Nestlé para España y Portugal. Vallverdú lleva en la multinacional desde que acabó sus estudios y ha pasado por casi todas las áreas de la compañía, siempre vinculado al marketing y ventas: el área en el que Lara Rodríguez aspira a trabajar. ¿Me
Sanfeliu, que ya tenía experiencia como mentor en programas de acompañamiento a emprendedores, aunque no en experiencias individuales. En su opinión, el hecho de que su pupilo sea un inmigrante ¿hace que, pese a ser un joven de gran talento, tenga menos oportunidades que otros titulados de aquí que conocen mejor
el entorno que les rodea". Por eso, entre los temas que intenta enseñarle durante sus encuentros figuran aspectos culturales o de valores. Hurtado, por su parte, no duda en preguntar a Sanfeliu aspectos de su propia trayectoria. ¿Me gusta que me explique cosas que le han ayudado a estar donde está y, sobre todo, a mantener-
FUNDACIÓN PRÍNCIPE DE GIRONA / ARCHIVO
se en esa posición", comenta el joven. Tras varios encuentros con su mentor, Hurtado asegura que el programa ha cambiado su visión profesional. ¿Antes veía imposible encontrar trabajo dada la situación actual: ahora sé que es difícil, pero he ganado confianza en mí mismo y me veo en condiciones de conseguirlo", afirma el joven.
*



ri
Josep Maria Vallverdú y Lara Rodríguez, durante uno de sus encuentros periódicos
gustaría ayudar a Lara a cumplir sus sueños -explica-. ¡A su edad, yo no tenía tanta formación como ella ni era tan espabilado!", bromea Vallverdú. Pero, a diferencia de ella, su mentor creció en una familia con un padre directivo y estudió en una escuela de negocios que ofrecía asesoramiento profesional a sus alumnos. Ahora,
como mentor, intenta ejercer ese papel con su pupila. ¿Josep Maria me ayuda en temas de networking, búsqueda de empleo¿ pero, sobre todo, me da consejos a la hora de tomar decisiones", explica Rodríguez. Por ejemplo, en su primer encuentro la joven explicó que soñaba con trabajar en una multinacional, pero su mentor
LLIBERT TEIXIDÓ
le hizo reflexionar sobre las opciones profesionales que ofrecen las pymes: en el siguiente encuentro elaboraron juntos una lista de organizaciones donde le gustaría trabajar y, tras enviar el currículum, Rodríguez consiguió unas prácticas en una pequeña empresa y actualmente ya cuenta con un contrato de trabajo.